martes, 13 de marzo de 2012

VARIABLES DEL MONETARISMO


La actividad económica nos muestra que no existe un solo tipo de
inflación. Unas se deben a causas relacionadas con la demanda y otras, a
causas relacionadas con la oferta. Sin embargo, una característica clave
de las inflaciones actuales es el hecho de que adquieren una inercia
propia y es difícil detenerlas una vez que se han iniciado. Tal es el caso de
la inflación tendencial, que es la que a través del tiempo se mantiene en la
misma tasa hasta que ciertos acontecimientos económicos la alteran. A
veces se le llama nuclear o esperada. Esta inflación puede persistir
durante mucho tiempo. Cuando es así el caso, la inflación se incorpora al
sistema, lo cual viene a representar un equilibrio neutral. Pero la historia
nos muestra que la tasa de inflación no se mantiene constante durante
mucho tiempo debido a diversas perturbaciones que provienen tanto de
la demanda como de la oferta. Por ello, se habla de la existencia de la
inflación de demanda, la cual se produce cuando la demanda agregada
(DA) aumenta más rápidamente que la capacidad productiva de la
economía, elevándose de ese modo los precios para equilibrar
nuevamente la oferta agregada (OA) y la demanda agregada.

LA INFLACION Y LA OFERTA MONETARIA


Otro tipo de inflación, es la de costos o inflación provocada por una perturbación
de la oferta. Se le define como la inflación provocada por un aumento de los
costos durante los periodos de elevado desempleo y subutilización de los
recursos. En la búsqueda de explicaciones de la inflación de costos, los
economistas suelen partir de los salarios, que constituyen claramente una parte
importante de los costos de las empresas. Culpan a los sindicatos por sus
exigencias, sin considerar, muchas de las veces, que los salarios de los
trabajadores no sindicalizados también tienden a subir. Los costos de las
empresas no sólo se incrementan por los aumentos salariales, se deben también
a los aumentos en los precios del petróleo y de otras materias primas, a las
malas cosechas, a las fluctuaciones en el tipo de cambio, a variaciones en la
productividad, etc.

El siguiente es un ejemplo hipotético para mostrar el papel que cumplen las
expectativas en la inflación tendencial:

* Se trata de una empresa hipotética.
* Sus ventas están aumentando a buen ritmo y no está sufriendo ninguna
perturbación importante de la oferta o de la demanda.
* La empresa prevé que no se presentará perturbación significativa ni
inflacionaria ni deflacionaria.
* También prevé que los salarios nacionales se incrementarán en el siguiente
año en un 4%, y ella así los incrementará.

La oferta del dinero es analizada de forma independiente a la  demanda de dinero,  para los monetaristas la oferta de dinero no afecta los factores-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada